Por si no lo habían leído, hoy el Presidente del Gobierno español ha realizado un viaje express a Argelia. Es su primer viaje al país africano, su primer viaje de negocio a Argelia.

Según leemos en los medios, se trata de una cuestión clave para la competitividad de España y también de Naturgy, que persigue un acuerdo con el grupo estatal argelino para obtener una rebaja y evitar el coste de un arbitraje internacional millonario. En juego, grandes contratos y mucho dinero.

No todas las empresas tienen encima de la mesa acuerdos tan cuantiosos ni la opción de verse arropados por una misión oficial, pero dejando al margen los importes, cualquier empresa sabe cuándo un contrato es vital para su compañía, y cuándo tiene que poner «toda la carne» en el asador. Las circunstancias y el volumen serán distintos, pero las formas tendrán mucho en común. Para empezar, sin duda viajarán para reunirse con la otra parte, con el cliente con el que esperan renovar el acuerdo, o el potencial cliente con quien pueden suscribir un nuevo contrato. Y probablemente, en función de la complejidad de las negociaciones, no viajen solos, sino que lo hagan acompañados.

Distintas formas, pero el mismo fondo, porque a fin de cuentas, hay cosas que no se pueden hacer a distancia, que son demasiado sensibles o críticas para tratar por vía remota, y que requieren de la presencialidad, porque los atributos de las reuniones físicas son unos y los de las reuniones virtuales son otras. No siempre sirven para lo mismo y hay que saber cuándo hacer uso de unas u otras.

¿Por qué viajan a Argelia el Sr. Sánchez y Naturgy? Porque es la mejor forma de asegurar que el cierre de la operación llegue a buen puerto.

Marcel Forns (c) GEBTA 2020

Blog

Eventos

Publicaciones

Preview

Singapur

Please login to download

3.68 MB
Preview

BTR 2020 nº3

Descargar

5.07 MB