¿Fomento, de qué? Andanzas de un Ministerio llamado de Fomento

Ciertamente no es momento para andarse con bromas. La situación económica de España requiere de una gran dosis de seriedad y rigor en todas y cada una de las actuaciones que se acometan. En primer lugar, porque se está en el punto de mira de lo que hemos venido a denominar «los mercados», y en segundo porque en el escenario actual, cualquier error en la toma de decisiones tiene un efecto multiplicador mucho mayor.

Hace poco, Xavier Sala Martín publicaba bajo el título «Autosuicidio» un artículo que en cualquier otro país habría podido pasar por divertido, sino fuera porque relataba una situación tristemente real, consistente en el cúmulo de despropósitos y de errores que llevan a éste a una situación de absoluto descrédito.

Visto desde la perspectiva de la industria de los viajes, no deja de ser preocupante la insistencia con la que desde el Ministerio de Fomento persiste en la toma de medidas que van directamente a la línea de flotación de uno de los pocos sectores sanos de la economía. Ya lo advertíamos en nuestro último post relativo a los efectos negativos que iba a tener el incremento de las tasas aeroportuarias, no ya sólo sobre el turismo, sino también sobre las exportaciones y la actividad comercial, con un impacto estimado de cerca de 2.600 millones de euros de pérdida de ingresos por este concepto.

Como no podía ser de otro modo, la medida se ha cobrado ya la primera víctima y Easy Jet ha anunciado el desmantelamiento de su base en Barajas y la supresión de vuelos con origen/destino España. Aviso de navegantes.

Pero puestos a tomar decisiones inoportunas y a avanzar alegremente hacia el autosuicidio, el Gobierno rechazó en el Congreso de Diputados la enmienda aprobada en el Senado, para que la normativa en cuestión no se aplique con caracter retroactivo, vulnerando a su vez la Directiva europea 2009/12/CE de 12 de marzo, por la cual entre otras cosas la entrada en vigor de la norma debiera hacerse como mínimo pasados dos meses desde la fecha de la aprobación de la misma. En este caso, pasado el verano. No hace falta mencionar que la decisión ha causado estupor fuera de nuestras fronteras, por el impacto que generarán y por la falta de rigor que transmiten. «No nos quedan muchos destinos», fue la frase pronunciada por la representante alemana en la reunión de Consejo Directivo de GEBTA celebrada el pasado viernes en Bruselas.

Una reunión, en la que también se abordaron las actuaciones del Ministerio de Fomento en relación RENFE, constitutivas de abuso de posición dominante y debidamente denunciadas a la Comisión Europea. A la vista de lo sucedido en materia de tasas aeroportuarias, es probable que no sea la única denuncia comunitaria que se tenga que afrontar.

Siendo así las cosas, y viendo como de modo reiterado e insistente se van poniendo trabas al buen desarrollo de la actividad económica y a la adecuada relación con el mercado y nuestros principales clientes, parece obligado preguntarse por el nombre y sentido de las cosas: Ministerio de Fomento … ¿de qué?

Y es que una de las claves para el buen gobierno de empresas e instituciones es saber escuchar.

(c) GEBTA, Marcel Forns, 2012

Blog

Eventos

Publicaciones

Icono

Singapur 3.68 MB 0 downloads

...
Icono

BTR 2020 nº3 5.07 MB 336 downloads

...