Decíamos en el post anterior que existen tres posicionamientos corporativos ante la asignación de puntos de programas de pasajeros frecuentes. Rara vez la política de la empresa al respecto es recogida por los departamentos de RR.HH. ni siquiera cuando los beneficios de tales programas recaen íntegramente en el ocio del viajero de empresa.

1.       Lo habitual es que la compañía no ejerza ningún control sobre este tipo de programas de carácter personal. Si ésta es la política aprobada, sería conveniente recogerla entre los derechos y beneficios de los viajeros de una empresa, reseñándola como una mejora social y un reconocimiento de la organización a los trabajadores obligados a viajar con asiduidad. 

 

2.       Progresivamente algunas compañías van estableciendo programas de repartos de puntos: una parte de millas las disfrutará de forma personal el trabajador y otra parte de los puntos deberá cederse a la compañía. No es sencillo hacerlo pues exige un seguimiento de la cuenta y además hay que tener en cuenta que no todos los programas permiten la utilización de puntos a viajeros distintos del titular o familiares directos. En este caso lo más sencillo es usar una parte de los puntos del titular para sus viajes personales y el resto lo usará el mismo titular en desplazamientos profesionales.  

 

3.       Muchas compañías aéreas cuentan con programas expresamente diseñados para empresas. Hay que valorar en estos programas si cualquier organización puede participar o están limitados a pymes, lo que resulta muy habitual, como el programa Iberia Plus Empresadel que también pueden formar parte los autónomos. Otros programas como el Bluebiz de Air France, Delta, KLM etc. aceptan todo tipo de empresas en el programa pero ponen limitaciones de participación a las organizaciones con acuerdos comerciales firmados con la aerolínea.  

 

En general estos programas admiten la dualidad. Permiten a los viajeros seguir sumando puntos individualmente y que las empresas lo hagan también por la vía del programa corporativo de viajeros frecuentes. Así ocurre con Iberia o Air Europa. El viajero acumula Avios y la organización suma puntos empresa en su cuenta de Iberia. En el caso de Air Europa se suman descuentos para la organización y los titulares individuales pueden seguir disfrutando de los beneficios de su tarjeta Millas FlyingBlue

 

Los programas de puntos para empresas son en general gestionados por un administrador de la compañía que valida a los viajeros participantes y lleva el control de las solicitudes que se hacen a costa de puntos de la empresa. El control es sencillo y permite según los casos tramitar subidas de categoría, excesos de equipaje, entradas a salas VIP en aeropuertos, cambios de vuelos con coste, nuevas reservas etc.  

 

Bien y llegado este punto, llega la pregunta clave, “si gestionamos estratégicamente los puntos de los programas de pasajero frecuente cuánto podemos ahorrar”. Vamos para bingo y seguimos en el próximo post.
(C) GEBTA. Alicia Estrada, 2013

 

 

Blog

¿Por qué viaja a Argelia el Sr. Sánchez?

Por si no lo habían leído, hoy el Presidente del Gobierno español ha realizado un viaje express a Argelia. Es su primer viaje al país africano, su primer viaje de negocio a Argelia. Según leemos en los medios, se trata de una cuestión clave para la competitividad de...

Eventos

Publicaciones

Icono

Singapur 3.68 MB 0 downloads

...
Icono

BTR 2020 nº3 5.07 MB 118 downloads

...